Fendo Orella 101.8 FM


Chapón: o pre d’a enerchía atomica

25 anyos dimpués d’a esferra de Chernobil, se repite a historia en Chapón, en os arredols de Tokio. O suceso demuestra concluyentement que os riesgos que comporta a tecnolochía atomica –criminalment minimizaus en os zaguers anyos por un recreixiu lobby pronucleyar– son de tot inasumibles.

Un anequilador tierratremo d’a escala d’o sucediu dengún no podeba preveyer-lo. Nian Chapón, una nación que ha aprendiu a convivir con ells, una sociedat altament tecnificada que creyeba haber comprendiu tanto como yera posible os riesgos que comporta y con tantas precaucions de seguridat como pareixeban amenistables.

Pero estió una error. O país enfrontina agora, unas horas dimpués d’o pior tierratremo dende que se cuenta con rechistros sismicos, una esferra encara mayor. O reactor de Fukushima ye tan graument danyau que a pesar d’haber estau desactivau a escape quan o tierratremo prencipió, planeya sobre ell o riesgo d’una fusión d’o nuclio. Se tractaría d’un nuevo Chernobil, quasi exactament vinticinco anyos dimpués d’a esferra que ocurrió en ixa rechión d’Ucrania. Encara que en ista ocasión a magnitut no sería comparable, porque o reactor se troba en una rechión muito mas habitada que no Chernobil.

Y encara que en ista ocasión no ye estada una error humana a razón decamín t’a esferra, a politica chaponesa tien indirectament, manimenos, una gran responsabilidat en l’ocurriu. En Chapón i existen 55 centrals nucleyars en activo que cheneran un terceno d’a electricidat d’o país. Chapón fa servir dende fa decadas, impasible, a enerchía atomica. Pero, una vegada mas, s’ha demostrau que as centrals atomicas son bombas de relochería. Obvio ye decir-lo: seguras seguntes os calculos humanos. Pero i hai condicions que a medición humana no puede concebir. Asinas ocurrió en Chernobil, quan un tecnico pretó lo botón entivocau y produció a esferra. Y agora menaza con ocurrir tamién en Fukushima, a on dengún no heba calculau que a central sería furnida d’electricidad mientres tanto tiempo y os rans d’os tanques d’augua freda baixarían tan rapedament.

Qui se refirma en a enerchía atomica accepta istos riesgos. Tan improbables como se quiera pretender, pero no se los puede excluyir. Fa 25 anyos ocurrioron en una rechión que afectó a cients de mils de personas. Agora o mundo s’enfrontina a una situación semellant. Vivimos en una epoca en a que os calculos de riesgos no son en o discurso oficial d’as electricas. Se tracta siempre nomás de probabilidatz que podrían plegar en convertir-se en una realidat aintro d’un millón d’anyos. A realidat nos da agora una lición. O pre que posiblement habremos de bosar por a enerchía atomica ye masiau altero.

Philip Grassman

Advertisements

Feu un comentari so far
Deixa un comentari



Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s



%d bloggers like this: